Social Watch es una red integrada por agrupaciones nacionales de organizaciones de la sociedad civil (conocidos como Watchers). La estructura de Social Watch cuenta con cuatro instancias principales: la Asamblea General, el Comité Coordinador, el Secretariado y las coaliciones nacionales.

Social Watch es una red internacional de organizaciones ciudadanas que luchan por erradicar la pobreza y las causas de la pobreza, para asegurar una distribución equitativa de la riqueza y la realización de los derechos humanos. Social Watch está comprometida con la justicia social, económica y de género, y hace énfasis en el derecho de todas las personas a no ser pobres.

Social Watch exige que los gobiernos, el sistema de la ONU y las organizaciones internacionales rindan cuentas en relación al cumplimiento de los compromisos nacionales, regionales e internacionales de erradicación de la pobreza. Social Watch promueve un desarrollo sustentable cuyo centro esté en la gente.

Social Watch apunta a lograr sus objetivos a través de una estrategia integral de promoción, sensibilización, monitoreo, desarrollo organizacional y de redes. El objetivo de la red es fortalecer la capacidad de las coaliciones nacionales para llevar a cabo un monitoreo eficaz e influir sobre políticas que tengan impacto sobre las mujeres, las personas que viven en la pobreza y otros grupos vulnerables.

La red Social Watch ha adoptado una organización democrática y no jerárquica; su funcionamiento y la toma de decisiones se basan en principios igualitarios y un alto grado de respeto a la autonomía de sus miembros. A fin de servir mejor a las necesidades cambiantes de las coaliciones nacionales, la flexibilidad se considera clave para la estructura de Social Watch.

Varios cientos de grupos y organizaciones promueven y desarrollan la red en más de 60 países. En principio, están organizados en coaliciones nacionales. Éstas son el fundamento de todas las actividades de Social Watch. Además de las coaliciones nacionales, la red se estructura en torno a tres órganos: la Asamblea de Social Watch, el Comité Coordinador y el Secretariado Internacional.

Ver estructura de gobernanza de Social Watch aprobado por la Asamblea en Accra 2009.

Ver documento estratégico y marco de actividades de Social Watch para 2010-2011 aprobado por la Asamblea en Accra 2009.

Antecedentes

Social Watch se creó en 1995 como un "punto de encuentro para las organizaciones no gubernamentales preocupadas por el desarrollo social y la discriminación de género, y comprometidas con en el monitoreo de las políticas que tienen impacto en la desigualdad y en la gente que vive en la pobreza".

La metodología básica de Social Watch sigue siendo la misma: hacer responsables a los gobiernos por sus compromisos y, así, promover la voluntad política para ponerlos en práctica.

Estos compromisos incluyen:

la Cumbre Social de 1995,
la Conferencia sobre la Mujer de 1995 en Beijing,
la Declaración del Milenio de 2000 en la que se basan los Objetivos de Desarrollo del Milenio,
los compromisos de la Cumbre de Río de 1992,
el marco de los Derechos Humanos, que incluye los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (DESC), los derechos laborales, los derechos de las mujeres, los derechos medioambientales, los derechos de los pueblos indígenas y el derecho al desarrollo y
los compromisos nacionales, tal como se formulan en las constituciones nacionales, los planes de gobierno, los presupuestos y las leyes, incluyendo en particular los DESC.

Social Watch entiende que la acción cardinal para alcanzar la erradicación de la pobreza, la igualdad de género y la justicia social ocurren principalmente a nivel local y nacional y, por lo tanto, sus actividades internacionales y estructuras deben ser responsables y estar al servicio de los grupos nacionales y locales, y no a la inversa.

La paz es una precondición para la realización de los derechos humanos y de las mujeres, así como para la erradicación de la pobreza. Sin embargo, la falta de respeto por los derechos humanos y la pobreza están en la base de muchos conflictos armados. Por lo tanto, es especialmente preocupante el impacto devastador de los conflictos y situaciones post-conflictos en la gente.