Boletín Virtual Unitas
 
  Home Contactos
 
 

Marcha sufre un primer tropiezo, indígenas están arrinconados a 50 kilómetros de Trinidad

 
03 de mayo de 2012
Fuente: eju.tv
 

03/05/2012 publicado por Luz Mendoza 2 Comentarios

Arrinconados como capiguaras alrededor de un charco. Así se encuentran los indígenas bolivianos que piden que una carretera no cruce a través del Tipnis. Gobernación de Beni convenció a la población de Fátima de no acoger la marcha.

La marcha está arrinconada a 50 kilómetros de Trinidad

Tipnis. Pobladores de Oromomo, ayudados por la Gobernación de Beni, convencieron a la población de Fátima de no acoger la marcha

Pablo Ortiz. Trinidad. El Deber

Arrinconados como capiguaras alrededor de un charco. Así se encuentran los marchistas que piden que una carretera no cruce a través del Tipnis. Después de caminar 20 kilómetros desde el puente Tijamuchí hasta la puerta de la estancia Cafetal, la columna de 120 marchistas armó un precario campamento y se dispuso a pasar allí la noche.

La idea inicial era caminar tres kilómetros más, hasta Fátima, el primer pueblo del Territorio Indígena Multiétnico Ignaciano (Timi), pero el sábado por la noche la comunidad recibió la visita de una delegación de Oromomo, llevada por la Gobernación de Beni (actualmente en poder del MAS en alianza con un emenerrista disidente) para que convenzan a las comunidades de no recibir a la marcha.

Según un profesor de Fátima, los emisarios de Oromomo, una de las comunidades del Tipnis visitada por el presidente Evo Morales, aseguraron que los que encabezan la marcha ya no son dirigentes del Tipnis y que han saqueado la TCO vendiendo árboles de mara. Les aseguraron que sus comunidades viven en la extrema pobreza y que la carretera les dará el progreso. El educador explicó que esas palabras convencieron a los habitantes de Fátima, que accedieron a no alojar a la marcha en la escuela de la comunidad.

El presidente de la Cidob, Adolfo Chávez, lamentó el contratiempo, pero confía en que las penurias fortalezcan la marcha.

Y mucha fortaleza necesita. La jornada de ayer fue durísima. A las 8:00 ya habían desarmado el campamento sobre el Tijamuchí, pero solo a dos kilómetros de allí debieron enfrentarse a un tramo de carretera convertido en curichi. Fue una caminata de 150 metros a través del barro. 15 mujeres y el equipo de logística debieron quedarse antes del charco para ver cómo pasar los víveres, ropa, carpas y enseres de cocina hasta el otro lado, ya que un pontón no pudo llevar el pequeño camión en que cargan sus cosas. Las mujeres se hicieron cargo de los niños y el resto siguió la marcha.

A cinco kilómetros de ahí comenzó el ripio. El agregado con el que se ha protegido la carretera entre San Ignacio de Moxos y Trinidad es grande y puntiagudo, se mete en las plantillas de los zapatos y traspasa las chinelas. La marcha se hizo más lenta con el paso de las horas. El clima fresco dio paso a un sol inclemente y, sin agua potable al alcance, los marchistas optaron por tomar agua de los ríos y de las zonas inundadas al borde de la carretera. "Es agua clarita, está limpia, se puede tomar", dijo Bertha Bejarano, presidenta de la marcha.

De ese mismo líquido se suplieron para cocinar. Para su suerte, aún queda un poco de carne de las dos vaquillas que los habitantes del Sécure trajeron en su canoa.

Para hoy esperan mejor suerte. Saldrán a las 8:00 y quieren llegar a la comunidad de Bermejo, a unos 13 kilómetros de Cafetal. No es un tramo muy largo, pero al menos saben que ahí serán bien recibidos: es la casa de Bertha Bejarano.

A pie

- Carretera desastre. Ir de Trinidad a San Ignacio de Moxos demanda una inversión de Bs 360 solo en pontones. Se deben pasar primero los dos que están sobre el río Mamoré. Luego se debe pasar otro más antes de llegar al puente Tijamuchí, que ayuda a sortear 500 metros de carretera destruida. El último está después del Tijamuchí, a dos kilómetros.

- La marcha de los niños. Hay 23 pequeños que acompañan a sus padres en la movilización. Todos fueron juntados ayer en una especie de pequeña guardería, a cargo de unas 10 mujeres, que además debían preparar la comida para la columna. La que más aporta a esta cifra es Bertha Bejarano: viaja junto a cuatro de sus 10 hijos. El menor es un enorme, sano y risueño niño de cinco meses.

- Mejora su salud. Fernando Vargas, presidente de la Subcentral Tipnis y líder natural de la IX marcha indígena, fue dado de alta ayer del hospital Germán Busch de Trinidad. Ya no tiene fiebre y se descartó que haya sufrido dengue hemorrágico. Eso sí, le prohibieron que se sume de inmediato a la marcha y le recetaron de 10 a 14 días de reposo.

- Marcha de dos. Básicamente, la IX marcha indígena está siendo soportada por la Confederación Nacional de Ayllus y Marqas del Qollasuyo (Conamaq) y la Central de Pueblos Étnicos Moxeños de Beni (Cpem-B). El resto de las organizaciones tiene un solo representante. Se espera que se sumen otros, pero la esperanza se va disolviendo con el paso de los días.

- Llega el Cejis. La única organización no gubernamental que se ha visto acompañando a la marcha es el Centro de Estudios Jurídicos e Investigación Social (Cejis). Ayer llegaron a Trinidad el director de esta institución, Leonardo Tamburini, y el exviceministro de Tierra Alejandro Almaraz. Se mostraron preocupados por la movilización.

Marcha sufre un primer tropiezo, Fátima se niega a dejarla acampar

La IX marcha indígena sufrió el miércoles su primera resistencia: la población de Fátima de Moxos se negó a recibirla. Los marchistas tuvieron que acampar en la hacienda El Cafetal, a 58 kilómetros de San Ignacio de Moxos.

Temporal. Los marchistas deben sortear obstáculos, como este tramo de la ruta cubierto por el lodo.

La Razón / Paulo Cuiza, Jorge Quispe / La Paz, San Ignacio de Moxos

La columna de unos 250 indígenas partió a las 08.00 del Puente Tijamuchi rumbo a Fátima de Moxos. Unos kilómetros antes de su arribo se enteraron de que allí no serían bienvenidos. El presidente de la Central de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), Adolfo Chávez, afirmó que el corregidor de esa población no aceptó recibir a la IX marcha indígena.

"Aceptamos la decisión de los hermanos. Lo más importante es resguardar la seguridad de los marchistas", afirmó Chávez, quien señaló al corregidor de Fátima como "afín al Gobierno", según un reporte de la Fundación Tierra.

Dificultades. Por tercer día consecutivo, en algunos tramos los marchistas tuvieron que transportarse en barcazas y caminar sobre una carretera llena de lodo para llegar hasta la comunidad Fátima. Cerca de las 15.00 de ayer sólo consiguieron llegar a El Cafetal, una hacienda privada ubicada a pocos kilómetros de dicha comunidad.

La marcha salió el 27 de abril de Trinidad rumbo a La Paz con demandas como la anulación la Ley 222 de Consulta en el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) para la construcción de la ruta Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, por el medio del parque. Ayer, los indígenas caminaron por siete horas bajo 30 grados centígrados de temperatura. El Cafetal se encuentra a 58 km de San Ignacio de Moxos.

Por su parte, el alcalde ignaciano, Basilio Nolvani, volvió a garantizar el paso de la IX marcha indígena. "No hay nada, todo está despejado (…)", dijo el burgomaestre. La presidenta del comité de marcha, Bertha Bejarano, mostró además una carta de la Central Obrera Departamental del Beni que desconoce al dirigente Wálter Colque, que el martes anunció un nuevo bloqueo a la marcha en San Ignacio.

La encargada de la comisión de logística de la marcha, Jenny Suárez, pidió que la población coopere con pañales, ollas y ropa. La marcha saldrá hoy por la madrugada de El Cafetal rumbo a Bermeo tratando de evitar conflictos en Fátima. En La Paz, cocaleros de los Yungas se declararon en estado de emergencia contra la IX marcha indígena.

Bejarano camina con sus cuatro hijos

La presidenta del comité de marcha de la novena movilización indígena por el TIPNIS, Bertha Bejarano, comanda la protesta junto a sus cuatro hijos, uno de ellos apenas tiene cinco meses de vida. "Dejá la teta un ratito, hijo", le decía ayer Bertha a su pequeño José Carmelo en afueras de la estancia El Cafetal, a donde llegó la marcha después de seis días de caminata.

Los otros hijos de Bejarano son Luis Miguel, de seis años; Sarita, de ocho, y Rocío, de tres. "A Rocío le pico el 'peto' (una avispa) y por eso estaba llorando, pero ya está mejor", contaba ayer la madre de familia mientras daba de lactar al pequeño José Carmelo.

"Hemos dejado la estancia Santa Teresa, porque el propietario está a favor del Gobierno, por eso nos vinimos a El Cafetal", señalaba la dirigente indígena bañada en sudor tras las siete horas de caminata.

Bertha vino con sus cuatro hijos a la marcha, porque no hubo con quién dejarlas en su comunidad. En la marcha, los otros hermanos son Antonio, Roberto y Lucía Vargas, los familiares del dirigente Fernando Vargas, que se recupera del dengue en Trinidad.

El TCP falla en junio sobre leyes 222 y 180

El Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) tiene previsto emitir un fallo final sobre la constitucionalidad o no de las leyes 222 de Consulta en el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) y 180 de Protección de esa reserva en los próximos 40 días, es decir, en junio, dijo ayer en Sucre su presidente, Ruddy Flores.

Al respecto, el presidente de la Comisión de Constitución de la Cámara Baja, Héctor Arce, anunció ayer la presentación, ante el TCP, de un informe sobre los antecedentes, constitucionalidad y tratamiento de la Ley 222, según informó ABI.

La Ley 222 fue demandada de inconstitucional por el Movimiento Sin Miedo (MSM) que presentó un recurso ante el Tribunal el 27 de febrero. Un día después, el Movimiento Al Socialismo (MAS) anunció un trámite similar contra la Ley 180. Según Flores, los recursos fueron admitidos en abril por la Comisión de Admisión del TCP. La Ley 180 prohibió construir vías en el TIPNIS y la Ley 222 prevé consultar a indígenas la edificación de una carretera.

Por otra parte, las presidentas de las cámaras de Diputados, Rebeca Delgado, y de Senadores, Gabriela Montaño, no descartaron ayer la conformación de una comisión legislativa que vaya al encuentro de la IX Marcha Indígena en defensa del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure.

 
Unión Nacional de Instituciones para el Trabajo de Acción Social. 2013. © Todos los derechos reservados
Calle Crespo # 2532 Teléfonos: (591-2) 2420512 | (591-2) 2417218 | (591-2) 2426745 Fax: (591-2) 2420457
E-mail: unitas@redunitas.org Casilla: 8666 La Paz - Bolivia